Mostrando entradas con la etiqueta mermelada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mermelada. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de julio de 2013

Receta: Mermelada de cereza (con un toque de ron)

Entre unas cosas y otras, he tardado un poquito más de lo que pensaba en publicar esta receta.

Aprovechando el excedente de cerezas de mis padres, pensé que podía preparar un montón de mermelada para poder disfrutar de la fruta casera durante más tiempo, aunque fuese así en forma de golosina.

La preparé al mismo tiempo que el helado de cereza, aunque ese duró mucho mucho menos, con tantos calores.

El agregar algo de alcohol es algo que no había probado nunca, pero como hice tanta cantidad y tengo por costumbre reducir las cantidades de azúcar de las recetas originales pensé que no era mala idea añadir algún otro conservante.
Es totalmente opcional, claro, pero la verdad es que en la proporción que utilicé el sabor es casi imperceptible, y todo sea porque la mermelada dure un poquito más.



Como las cerezas son una fruta con un nivel de pectina muy bajo, mi libro de recetas sugería añadir pectina casera.
Por desgracia ni tenía ni podía ponerme a hacerla, así que me quedó una mermelada de densidad floja, bastante líquida.
Para la próxima, prometido, prepararo mi propia pectina a base de manzana.


sábado, 11 de mayo de 2013

Receta: Mermelada de fresa

Hace unas semanas, cuando vinieron unos días de calor, aproveché para comprar una caja de fresas. No fresones de esos que vienen  cuatro en un envoltorio de plástico, sino la clásica caja de un par de kilos de fruta.
Fue más que suficiente para tomar de postre un par de días, de forma tradicional o en batido de fresas y naranja, y las que iban a sobrar las hice mermelada.

En aquel momento no tenía todavía mi nuevo libro de conservas, así que la preparé según la clásica receta con la que hago otras mermeladas.



La mermelada de fresa me resulta bastante curiosa, porque es una de las frutas que intensifican su sabor al prepararse de esta forma, resulta mucho más sabrosa de lo que eran incluso las fresas originalmente.

La dejé muy finita, sin tropezones, porque me apetecía más asi para algunas recetas en las que tengo pensado utilizarla.
De todos modos, a diferencia de las envasadas, no tengo que dejar tropezones para demostrar que están hechas a base de fruta. Y eso es una ventaja :D


sábado, 19 de enero de 2013

Receta: Mermelada de calabaza

Recipe: Pumpkin jam


Ahí estaba yo, con mi trozo de calabaza que amenazaba con ponerse más maduro de lo que yo quisiera, planteándome que quizás una mermelada era la mejor idea para aprovecharlo y conservarlo.
Así que me dediqué a buscar recetas por internet, sin que ninguna llegase a convencerme por completo, pero aportando ideas aquí y allá que me parecieron curiosas o interesantes.


Al final, opté por seguir la técnica que utilizo para hacer mermelada de zanahoria. Si algo queda bien, ¿por qué cambiarlo?
Y de entre las ideas que recopilé opté por quedarme con el toque de jengibre y canela, que es sutil pero queda de auténtico lujo.

¡Una receta para repetir!


sábado, 21 de abril de 2012

Receta: Bizcocho de cacao relleno

Estoy encantada con la mermelada de zanahoria que hice el otro día.
De hecho, acabo de comprarme un montón de zanahorias con la esperanza de que alguna madure de más y así poder hacer más mermelada :D

Y mientras espero a que Pintxo nos deleite con alguna idea genial para utilizarla, he pensado que los clásicos nunca fallan y que hacer un bizcochito relleno de esta mermelada podía ser un lujo. Pero un lujo de esos fáciles de preparar.
Opté por un bizcocho esponjoso con cacao, hecho en moldes pequeños para que sea más fácil de rellenar, que una es muy torpe.

¡Pero mira que soy golosa!


Además me vino muy bien tenerlo preparado, que al día siguiente tuve visita para tomar el café y queda fantástico tener un trocito de bizcocho casero para ofrecer.


miércoles, 18 de abril de 2012

Receta: Mermelada de zanahoria

Cuando me voy de vacaciones siempre procuro dejar la despensa y la nevera lo más vacía posible, por eso de no encontrarme con sorpresas desagradables en forma de moho a la vuelta, pero siempre hay alguna que otra cosa que se me despista.
Esta vez dejé unas zanahorias, que aunque no se han estropeado ya están un pelín más maduras de lo que a mí me gustan. ¡Que rabia! ¿O no?

Pues recordé que hace nada Pintxo, el Monstruo de las Galletas, publicó una receta de mermelada de zanahoria con un aspecto más que apetecible en el que recomendaba utilizar unas zanahorias maduritas por eso de que son más dulces.
¡Pues mira que bien! ¡Ya tengo plan para las zanahorias!

Así que ni corta ni perezosa me puse a prepararla, y el resultado es... mm... ¡toda una golosina!

Hoy, para merendar, tostadita con mermelada de zanahoria.

Quizás me resultó ligeramente más dulce de lo esperado, así que es probable que la próxima vez la haga con unas proporciones ligeramente distintas, y ciertamente no tiene un marcado sabor a zanahoria. Pero está muy muy rica.