jueves, 7 de junio de 2018

Receta: Brownie de chocolate (en microondas)

Soy una golosa terrible. Todo el que me conozca lo sabe bien.
Pero en el blog hay pocas recetas de dulces porque intento moderarme en la medida de lo posible. ¡En bastantes tentaciones caigo ya!

Pero el otro día se me antojó una golosina...
Para una persona da mucha pereza ponerse a cocinar y aún más para prepararse un dulce, que comer hay que comer pero esto es superfluo.
Así que decidí a tirar de microondas (ese aparato tan infrautilizado en mi casa) y prepararme una ración de brownie de chocolate.


La receta de este mug cake la vi en alguna web inglesa hace bastante tiempo.
En uno de los comentarios (no en la receta original) alguien escribía diciendo que le gustaba más hacerlo utilizando la misma proporción de todos los ingredientes.
La misma proporción.
Eso es lo más fácil de recordar que te puedes echar en cara.

Las cantidades originales probablemente eran mayores que las que yo indico, pero es porque yo lo preparo en un pequeño ramequín en lugar de utlizar una taza. Para mí es más que suficiente para calmar el antojo.
Si quieres hacerlo más grande simplemente aumenta el número de cucharadas de cada ingrediente y ajustar un poquito el tiempo.


Ingredientes 

  • 3 cucharadas de harina
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de cacao puro
  • 3 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de mantequilla derretida o aceite
  • sal
  • chocolate troceado (opcionales)


Preparación

En una tacita mezclamos la harina, el azúcar y el cacao con una pizquita de sal. (Ojo, el cacao debe ser puro, no preparados de cacao para el desayuno.)
Añadimos la leche y el aceite. Se puede utilizar también mantequilla derretida, pero personalmente prefiero utilizar aceite para evitar el paso previo de derretirla. Puestos a ser rápidos :D
Si lo deseamos, agregamos unos trocitos pequeños de chocolate.

Mezclamos todo bien e introducimos en el microondas.
En el mío, un minuto a temperatura máxima (800W), pero como cada aparato es un mundo es posible que tengas que reducir/aumentar el tiempo o la potencia, dependiendo de si te queda poco jugoso o demasiado crudo. Al gusto del consumidor.

Dejamos reposar unos segundos, por eso de no quemarnos la lengua, pero sin que enfríe por completo.
Este brownie debe ser consumido caliente o tibio, ya que cuando se enfría no queda bueno.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!