jueves, 24 de octubre de 2013

Receta: Pan de molde integral

Cuando empecé a hacer panes me puse en plan algo experimental y acabé haciendo mi propio pan de molde integral.
Quedaba rico, sí, y lo hice unas cuantas veces.
Pero al final me animé a utilizar una de las recetas que mi libro de cabecera incluye para este tipo de panes, sobre todo porque todos las recetas que trae me han encantado y quería darle una oportunidad a este.

¿Y para qué negarlo?
Está igual de bueno, pero además se corta muchisimo mejor, gracias a lo que consigo unas rebanadas tan finas como quiera, y de cada pan me salen un montón de ellas.



Además podemos congelarlo una vez cortado en rebanadas.
Así, cuando queramos prepararnos un buen sandwich no tenemos más que sacar las que vayamos a utilizar, que al estar precortadas se descongelarán en un periquete.




Ingredientes

  • 2 tazas harina de fuerza
  • 2 tazas harina integral
  • 1 cucharada sopera sal
  • 2 cucharadas soperas leche en polvo
  • 1 cucharada sopera azúcar
  • 25g levadura fresca
  • 2 cucharadas soperas aceite
  • 1 1/2 taza agua

Preparación


Calentamos ligeramente el agua hasta que esté templada. Es importante no calentarla demasiado.
Mezclamos la levadura con ella, removiendo hasta que se deshaga por completo.

Tamizamos las harinas con la sal, el azúcar y la leche en polvo en un cuenco.

Hacemos un hueco en el centro y vertemos el agua con levadura y el aceite.
Vamos trabajándola hasta que se separe de las paredes del cuenco.

Amasamos durante unos 10 minutos, hasta que quede homogénea y elástica.
Si en algún momento la notamos demasiado difícil de trabajar, agregamos un poquitín más de agua.
Y si se nos pega a la mesa de trabajo, la engrasamos con un poco de aceite.

Engrasamos un cuenco con aceite. Hacemos una bola con la masa y la introducimos en el cuenco.
La tapamos con un paño húmo y la dejamos leudar en un sitio cálido hasta que doble su volumen, lo que puede llevar 1 o 2 horas.
Si hace frío o simplemente tenemos prisa, podemos optar por una técnica rápida: tapamos el cuenco con un poco de film plástico engrasado (en lugar del paño) y lo calentamos en el microondas durante 10 segundos a temperatura máxima. Dejamos reposar 15 minutos sin destapar.

Tomamos un molde tipo cake, de 19x12x9 cm aproximadamente, y lo engrasamos.
Aplanamos la masa dándole forma de rectángulo con unas dimensiones similares a las de nuestro molde.
Lo introducimos en él, con la doblez hacia abajo, y volvemos a dejar reposando entre 1 y 2 horas tapado con un paño húmedo.

Precalentamos el horno a 220ºC.
Horneamos nuestro pan hasta que la corteza esté dorada, aproximadamente 30 minutos.
Dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


Visto en | Pan recién hecho | Love food

4 comentarios :

  1. estoy en fase aprendiz de pan, por lo que esta receta me viene genial ! tiene una pinta fantastica, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, ¡anímate! Que hacer pan es mucho más fácil de lo que parece y resulta muy gratificante.

      Eliminar
  2. Me encanta todo lo que sea integral: pan, galletas, palitos...!! Así que probaré esta receta seguro, la haré en la panificadora a ver que tal :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con panificadora seguro que se hace facilísimo :D
      Yo es que ya estoy tan acostumbrada a hacerlo a mano, que si tuviese ese aparatito creo que echaría de menos el amasado.

      Eliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!