viernes, 26 de julio de 2013

Receta: Mermelada de cereza (con un toque de ron)

Entre unas cosas y otras, he tardado un poquito más de lo que pensaba en publicar esta receta.

Aprovechando el excedente de cerezas de mis padres, pensé que podía preparar un montón de mermelada para poder disfrutar de la fruta casera durante más tiempo, aunque fuese así en forma de golosina.

La preparé al mismo tiempo que el helado de cereza, aunque ese duró mucho mucho menos, con tantos calores.

El agregar algo de alcohol es algo que no había probado nunca, pero como hice tanta cantidad y tengo por costumbre reducir las cantidades de azúcar de las recetas originales pensé que no era mala idea añadir algún otro conservante.
Es totalmente opcional, claro, pero la verdad es que en la proporción que utilicé el sabor es casi imperceptible, y todo sea porque la mermelada dure un poquito más.



Como las cerezas son una fruta con un nivel de pectina muy bajo, mi libro de recetas sugería añadir pectina casera.
Por desgracia ni tenía ni podía ponerme a hacerla, así que me quedó una mermelada de densidad floja, bastante líquida.
Para la próxima, prometido, prepararo mi propia pectina a base de manzana.


Ingredientes

  • 2kg cerezas (despepitadas)
  • 1.5kg azúcar
  • 800ml agua
  • pectina (opcional)
  • 200ml ron (opcional)


Preparación


Para hacer mermelada lo ideal es utilizar fruta bien madura ya que es más dulce y jugosa, pero asegurándonos de que no esté pocha.
Limpiamos bien las cerezas. Les retiramos el rabito, las cortamos a la mitad y retiramos también la semilla.
Las pesamos ya limpias, pues el peso que indica la receta es sin semilla.

Ponemos la fruta en una cazuela lo suficientemente amplia junto con el agua, y cocemos a fuego medio-bajo hasta que las cerezas empiecen  estar tiernas, aproximadamente unos 20 minutos.
Podemos pasar la mezcla por la batidora si lo deseeamos, dependiendo de si queremos encontrarnos tropezones o no. Yo suelo dejarlas muy finas, pero esto va en gustos.
 
Luego agregamos el azúcar y la pectina.
A mí las mermeladas me gustan con no demasiado azúcar, porque quiero que sepan a fruta ante todo, pero hay que tener en cuenta que este ingrediente es conservante así que si pretendemos que la mermelada nos dure bastantes meses es mejor duplicar la cantidad.

Cocinamos durante unos minutos más, hasta obtener la textura que deseemos, añadimos el ron si lo deseamos y envasamos.
Yo he utilizado ron ya que el alcohol también es conservante, pero si vamos a hacer a consumir la mermelada pronto la verdad es que no es necesario.

Si vamos a consumir la mermelada pronto, bastaría con dejar cerrar en tarros (que siempre han de estar esterilizados) herméticamente y dejarlos boca abajo hasta que enfríen por completo, pero si queremos que se conserve bien durante una temporada larga lo recomendable es procesarlos al baño maría durante al menos 20 minutos.


Fuente | El libro de las conservas | Lynda Brown | Blume

5 comentarios :

  1. En casa las cerezas duran nada y menos. No me llegan para hacer mermelada. Pero la tuya se ve muy muy buena
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si es que están de un ricas hasta solas!
      Lo que pasa al tener árboles frutales es que a veces tienes toneladas, y entonces hay que buscar alternativas (o rebentar a base de comer cerezas xD).

      Eliminar
  2. Pues aunque te haya quedado líquida, tiene una pinta de lo más deliciosa *--* Es una pena que aquí en casa ya no nos queden cerezas del huerto propio, porque habría salido una mermelada de lujo. A ver si nos annimamos a preparar esta mermelada, porque tiene que estar de buena...
    Un beso x

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, para el año que viene ;)
      Porque si también tenéis huerto propio, es una pena no aprovechar para hacer de todo con esa fruta :D

      Eliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!