lunes, 24 de junio de 2013

Receta: Sirope de chocolate

Siempre me ha parecido un poco tonto que tras un buen menú te ofrezcan unos postres de esos prefabricados que no saben a nada.
Es de esas cosas que te decepcionan, cuando en realidad podrías haberte ido recomendando el local.

Pero más tonto todavía me parece que cubrir un postre casero con siropes plasticosos o almíbares indefinibles que te los enmascaran y hacen que los acabes rebajando a la misma categoría que los insípidos postres cutres.

Y en casa, pues lo mismo. Ya que se mete una en la cocina a hacer un dulce, pues casi mejor aprovechar para hacer también alguna salsita que acompañe en lugar de añadir un pringue extraño.
Así que como empieza la temporada de helados, tocaba probar a hacer un sirope de chocolate para acompañarlos.


Seguí la receta de Inma de Para un apuro, aunque reduje el azúcar a la mitad.
Mira que soy golosa, pero para este tipo de cosas me gusta moderar el azúcar, sino tengo la sensación de que no sabe a otra cosa.

Es sencillísima, lo único que hay que hacer es remover y remover, y en cinco minutos lo tienes listo.
¿En serio merece la pena comprarlo?


Ingredientes

  • 60g cacao puro
  • 120ml agua
  • 200g azúcar
  • 1/2 cucharadita extracto vainilla
  • sal


Preparación


El cacao utilizado en esta receta es cacao puro, que no es el mismo que se utiliza frecuentemente para beber con leche.
Esos cacaos solubles son fundamentalmente azúcar y en ocasiones incluyen harinas en su composición.
Así que en general para repostería nos aseguraremos de comprar cacao cacao, del que no lleva ningún otro ingrediente.

Mezclamos el cacao con el agua y lo calentamos en un cazo a fuego medio.
Vamos removiendo hasta que el cacao esté totalmente disuelto y no queden grumos.
Entonces añadimos el azúcar y seguimos removiendo hasta que también se haya disuelto.

Lo dejamos cocerse un poquito, hasta que rompa a hervir, y entonces volvemos a remover durante tres minutos más.
Añadimos una pizca de sal y el extracto de vainilla, mezclamos bien, y retiramos del fuego.

Vertemos en un recipiente apropiado, por ejemplo de vidrio, y esperamos a que enfríe.
Conservamos refrigerado.

Si después de un tiempo en la nevera observamos que cristaliza ligeramente, siempre podemos calentarlo un poco a baño maría para que recupere su textura original.


Fuente | Para un apuro

3 comentarios :

  1. Pues sí que es fácil, merece la pena hacerlo en casa.
    Cualquier postre o helado casero sube unos enteros más añadiéndole este tipo de salsa.
    Muy buen post.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Qué rico, ahora en plena temporada de helados. Ganas me dan de empezar a hacerlo ahora mismo, porque tengo un helado dando vueltas en la heladera ;) Y sí, tienes razón, los siropes comprados saben a todo menos a lo que se supone que tienen que saber (además de ser nada sanos).
    Besos x

    ResponderEliminar
  3. Laura toda la razón, no me gustan nada los siropes prefabricados, saben a jarabe!!

    Probaré tu receta que parece sencillísima y con un helado debe quedar muy rico!

    Saludos!

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!