viernes, 21 de junio de 2013

Receta: Magdalenas de cerezas y chocolate blanco

Siempre me ha gustado la fruta madurita.
Supongo que porque soy está más dulce, y yo soy una golosa de tomo y lomo.

Mi abuelo siempre me dijo que los pájaros tienen un instinto natural para la fruta, que si ellos picoteaban una es porque está dulce dulce dulce, así que cuando de chiquilla lo acompañaba a su cerezo para recoger alguna golosina procurábamos escoger las que estaban más dulces y maduras, y quedarnos para nosotros dos las que tenía marcas de haber sido picoteadas.
¡Nadie más en casa las quería, y eso que estaban buenísimas!

Pues eso, que las pochas hay que apartarlas, que si no nos estropean el resto de la fruta, pero las picoteadas ¡no están pochas!
Ahora que las compro esas ya no llegan al mercado, porque son feas y dan mala sensación y qué se yo.
Pero bueno, mientras estén maduritas no me quejo.



Claro que a veces están tan maduras que si no nos las acabamos rápidamente tengo que inventar qué hacer con ellas para no dejarlas estropearse.
Hace un par de semanas me pasó, así que hice con ellas unas magdalenas jugositas y golosísimas que además de cerezas llevan también chocolate blanco.

Me basé en la receta de magdalenas con nueces de macadamia, aunque adapté la masa para la ocasión, y la combinación de sabores me pareció simplemente perfecta.
Así que decidí repetirlas y esta vez publicar la receta.
Porque así aprovecho y participo en el concurso organizado por Cocinando Sabores y Cerezas del Jerte.

Por cierto, ¿habéis estado en el Valle del Jerte en primavera? ¡Es bellisimo!
De la fruta ya ni hablo, porque supongo que todo el mundo ha probado sus cerezas. Aquí al menos son las únicas que traen a la frutería. Así de exquisitos somos, jiji.


Ingredientes (para 24 unidades)

  • 300g harina
  • 150g azúcar
  • 1/2 cucharadita levadura química
  • 1/2 cucharadita bicarbonato
  • 200g cerezas
  • 75g chocolate blanco
  • 200ml leche
  • 1/2 limón
  • 2 huevos
  • 70ml aceite



Preparación


Exprimimos el medio limón y mezclamos el zumo con la la leche, removiendo bien.
Dejamos reposar aproximadamente 10 minutos, mientras vamos preparando el resto.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Tamizamos la harina y mezclamos con la levadura, el bicarbonato y el azúcar.
Lavamos, secamos y cortamos las cerezas a la mitad, retirando la semilla y el rabito.
Picamos el chocolate blanco groseramente.

Batimos ligeramente los huevos.
Cuando haya transcurrido el tiempo de reposo, mezclamos con la leche primero los huevos y luego el  aceite.
Unimos la mezcla seca y la húmeda, procurando que el resultado sea lo más homogéneo posible, y añadimos el chocolate y las cerezas troceadas.

Vamos repartiéndolo en moldes de magdalenas sin llenarlos por completo.
Horneamos durante aproximadamente 20 minutos.

Retiramos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

9 comentarios :

  1. qué tiernitas tienen que estar, esa combinación nos ha encantado,

    besos

    ResponderEliminar
  2. Mmm con lo golosa que soy yo y tu nos propones estas ricas magdalenas de cerezas, tienen que estar tan ricas, que me tienes con los ojos abiertos como platos ¡ñam!.

    Nunca he estado en el valle del Jerte, aunque algún día queremos ir debe ser precioso.

    Te agradezco mucho tu participación y que te hayas traído el logo, mucha suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si podéis ir en época de la floración de los cerezos, buff, ¡es impresionante!
      Nosotros nos pasamos allí un día de picnic maravilloso, nos encantó :)

      Eliminar
  3. Es tiempo de cerezas es cierto y está bien aprovecharse de eso, yo siempre defiendo que como los productos de temporada no hay nada. Te han quedado unas magdalenas con un aspecto increible y un saborcito a fruta que debe estar buenísimo. Por cierto, no he estado en el Jerte pero sí en la Vera y me encantó.
    Bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo que como los productos de temporada no hay nada, porque es cuando están exactamente en su punto.
      ¡Hay que aprovecharlo!

      Eliminar
  4. No me gusta el chocolate blanco, pero en la repostería es extremadamente deliciosos. Unas magdalenas de temporada hacen tu receta una propuesta deliciosa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Cuánta razón tienes, las cerezas picoteadas por los pájaros son las que están más dulces... y aún así, cuando toca recogerlas del árbol, me las tengo que quedar todas yo porque a mis hermanos les dan asco, pobres tontos ;--)
    Las magdalenas te han quedado super ricas, me encanta el chocolate blanco, y con cerezas tiene que estar divino
    Besos x

    ResponderEliminar
  6. Desde luego los dulces con frutas son deliciosos,me encantan las cerezas y la temporada dura poco asi que hay que aprovecharla.
    Besets.

    ResponderEliminar
  7. Unas magdalenas nuevas... con chocolate blanco que ricas.
    Siempre se aprende algo nuevo.

    Saludos y mucha suerte

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!