jueves, 13 de junio de 2013

Receta: Lomo marinado en vino de Porto

Odio las mudanzas.
A estas alturas ya debería estar más que acostumbrada, que son ya unos cuantos años andando de aquí para allá.
Empecé a mudarme dos veces al año cuando me fui a estudiar a la universidad, seguí recorriendo un poquito de la geografía española según fue apareciendo algo de trabajo, y ahora que ni eso... pues no me libro de cambiar de piso igual.

Lo peor no es tener que cargar la casa a cuestas cual caracol, no, lo peor es el periodo de liquidación de existencias.
Que aunque suene a rebajas, en el caso de una cocina doméstica consiste en comer el último mes de forma que se vayan acabando todas esas cosas que tenemos empezadas y que de otra forma tendríamos que tirar a la basura.
Porque tirar una botella de vino de Porto, por más que sepamos que no nos la vamos a beber, me daría muchísima penita. Así que a cocinar con vino se ha dicho.


Este plato es una variación del solomillo al vino de Porto pero en plan comida para el día a día, utilizando lomo ya que sale bastante más económico y elaborando una salsa mucho más sencilla, con muy poquitos ingredientes.
Porque una tampoco tiene ganas de complicarse todos los días, solo dos de cada tres, jiji.

De hecho, creo que cualquier otro vino tinto le hubiese ido bien a esta receta.
Lo dicho, yo usé el Ruby porque lo tenía abierto, pero de haber tenido otro lo hubiese empleado igualmente.


Ingredientes (para 2)

  • 1/2kg lomo cerdo
  • 1 taza vino Porto Ruby (u otro tinto)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 rama romero
  • 1/4 cebolla grande
  • aceite

Preparación


Empezaremos a preparar el plato el día anterior, ya que requiere un marinado bastante largo.

Utilizaremos un trozo de lomo entero, sin filetear. Lo limpiaremos, eliminando el exceso de grasa.
En un cuenco amplio, machacamos los dientes de ajo pelados, y agregamos el vino y el romero.
Mezclamos todo bien y añadimos la carne, impregnándola por todos los lados. Queremos que el líquido la cubra, así que si es necesario vertemos un poquito de agua para asegurarnos de que sea así.
Tapamos el cuenco y dejamos reposar en un lugar fresco durante aproximadamente 12 horas.

Trascurrido ese tiempo, pelamos la cebolla y la cortamos en láminas.
Calentamos un poco de aceite en una cazuela suficientemente amplia, y sofreímos la cebolla en ella.
Mientras tanto, escurrimos la carne de la marinada.

Cuando la cebolla empiece a estar tierna, antes de dorarse, agregamos la carne y pasamos por todos los lados.
Tras el marinado el color de la carne cambia por lo que es difícil regirse por ese detalle, así que nos fijaremos en la textura que va adquiriendo.
No dejamos que se dore, solo queremos que se marque bien.

Agregamos la marinada de vino a la cazuela, reducimos la temperatura y tapamos.
Dejamos que se cocine a fuego lento durante 30 minutos, destapando para remover si fuese necesario.

Retiramos la carne de la cazuela y dejamos reposar para que se concentren los jugos.
Pasamos la salsa por la batidora, para que nos quede lo más fina posible, y la devolvemos al fuego para darle un hervor.

Cortamos la carne en filetes del grosor deseado y servimos con la salsa.
Podemos acompañar de una ensalada ligera.

1 comentario :

  1. Muy buen lomo y muy buena receta en el que nos dejas una buena salsa, enhorabuena. Besos Laura

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!