viernes, 3 de mayo de 2013

Receta: Pastitas variadas

Ultimamente nos hemos acostumbrado a tomar un té o café a media tarde, en plan merienda, acompañado por unas galletas caseras.
De ahí que en los últimos tiempos haya publicado como sopotocientas recetas distintas, porque casi todas las semanas quiero probar una nueva.

Esta vez me animé a hacer bastante cantidad, para que me duren un par de semanas, pero la verdad es que al final me han parecido muchisimas.
Sale como un kilo de galletas, pero cada vez que las veo todas hacinadas en la latas me da la impresión de que son más bien una tonelada. Si queremos moderación, mejor reducir la receta a la mitad.




La parte sencilla es la masa, porque es la misma para todas las pastitas. Cortada de distintas formas y con distintas coberturas, claro, que es como se logra la variedad.
Las más tiernecitas son de chocolate, negro y blanco, y las más crujientes son de almendras y de canela. ¡Para todo los gustos!


Ingredientes

  • 300g mantequilla
  • 175g azúcar lustre
  • 500g harina
  • 1 huevo
  • 50ml leche
  • 1 cucharadita extracto vainilla
  • sal

Para decorar:

  • 75g chocolate blanco
  • 75g chocolate negro
  • 30g almendra laminada
  • 5 cucharadas soperas azúcar
  • 1 cucharada canela


Preparación


Procuraremos tener todos los ingredientes a temperatura ambiente antes de empezar.
La mantequilla debe estar en pomada, es decir, blandita pero sólida. Podemos calentarla ligeramente si es necesario, pero  con cuidado de que no se nos llegue a derretir.

Batimos la mantequilla con el azúcar lustre hasta que se integren.
Agregamos una piza de sal y el extracto de vainilla, mezclando bien.
Batimos ligeramente el huevo con la leche, y los mezclamos también con la crema anterior.
Finalmente añadimos la harina, y lo removemos todo con una cucharada de madera hasta obtener una masa uniforme.
Le damos forma cilíndrica y la envolvemos en film plástico.
Dejamos reposar durante una hora en el frigorífico.

Transcurrido ese tiempo, precalentamos el horno a 160ºC.
Cortamos el rulo en cuatro partes iguales y tomamos los trozos de uno en uno para preparar un tipo de galletas, mientras dejamos el resto en el frigorífico a la espera de ser usados.

Pastitas con chocolate blanco & negro


Estiramos el trozo de masa entre dos láminas de film plástico, para evitar que se nos pegue, hasta que tenga un grosor de unos 5mm.
Usamos el cortador para galletas que prefiramos. Yo utilicé uno grande con forma de flor y luego cortaba cada pasta grande en seis para que parezcan gotitas.
Colocamos en una fuente preparada para galletas y horneamos durante unos 10 minutos.
Al sacarlas del horno, las pondremos a enfriar en una rejilla.

Con el segundo trozo repetimos exactamente los mismos pasos. Yo incluso utilizé el mismo cortador para darles indéntica forma.

Pastitas con canela


Estiramos el trozo de masa entre dos láminas de film plástico, para evitar que se nos pegue, hasta que tenga un grosor de unos 3mm.
Usamos el cortador para galletas que prefiramos. Yo utilicé otro con forma de flor pero bastante más pequeño.
Mezclamos el azúcar y la canela. Pincelamos cada pastita con un poco de agua y luego la presionamos sobre esta mezcla para que se quede adherida.
Colocamos en una fuente preparada para galletas y horneamos durante unos 10 minutos.
Al sacarlas del horno, las pondremos a enfriar en una rejilla.

Pastitas con almendra laminada


Estiramos el trozo de masa entre dos láminas de film plástico, para evitar que se nos pegue, hasta que tenga un grosor de unos 3mm.
Usamos el cortador para galletas que prefiramos. En este caso utilicé uno de sencillo diseño circular.
Pincelamos cada pastita con un poco de huevo batido y colocamos en una fuente preparada para galletas.
Ponemos unas láminas de almendra (o media almendra) sobre cada una y horneamos durante unos 10 minutos.
Al sacarlas del horno, las pondremos a enfriar en una rejilla.

Pastitas de chocolate blanco & negro (paso 2)


Estas fueron las primeras tandas de pastitas que sacamos del horno justamente porque son las que queremos que enfríen primero, ya que una vez frías le añadiremos la cobertura de chocolate.

Derretimos el chocolate blanco a baño maría.
Tomamos las galletas de una en una y las inclinamos sobre él de forma que parte del lado superior quede cubierto.
De este modo la cobertura queda solo por un lado, lo que a mí personalmente me parece cantidad más que suficiente de chocolate, pero si queremos cubrir más debemos utilizar aproximadamente el doble de chocolate.
Dejamos sobre papel de horno o un mantel de silicona hasta que se solidifique.

Con la otra tanda haremos exactamente lo mismo, pero utilizando chocolate negro.


Una vez estén todas listas, bien frías y con la cobertura seca, guardamos en un recipiente hermético hasta su consumo.


Fuente | Source | Directo al paladar

1 comentario :

  1. Hola guapa!

    Tienen muy buena pinta estas pastitas, me encanta hacer galletas tipo surtido. Con tu permiso, me las apunto! :)

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!