sábado, 18 de mayo de 2013

Receta: Hamburguesa de salmón

Más que hamburguesa, hamburguesón.
Que no es un plato pequeñito, nooooo, es un plato normal y este pedazo de monstruo lo ocupaba enterito.
Y todo porque me hice unos maxi-panecillos y había que llenarlos a conciencia.

Gente más razonable procuraría hornear unos panecillos para hamburguesa de un tamaño normal y luego hacerla doble, que al final es la misma cantidad de comida pero con menos pan, pero se ve que yo tenía el día bruto.


La hamburguesa de salmón realmente no tiene mayor misterio, es básicamente lo mismo que una hamburguesa de carne, con la diferencia de que al carnicero le puedes pedir que te pique bien picadito el corte que has escogido y si al pescadero le llegas a pedir que te haga otro tanto lo puedes dejar alucinando un buen rato.

Como salsa casera podeamos utilizar el clásico ketchup, porque al fin y al cabo es una hamburguesa, pero realmente le pega más utilizar una salsa de yogur (de mostaza si queremos un sabor más clásico, o de pepino si queremos algo fresco que rompa un poco).
O las dos, ¿por qué no?



Ingredientes (para 2)


Preparación


Para hacer unos panecillos grandes para hamburguesa, seguí la receta de panecillos pero preparando 2 en lugar de 4. Así quedaron bien grandotes, que ocupaban todo el plato.
Si no los queremos tan grandes, haremos las hamburguesas dobles o bien dos hamburguesas, resulta indiferente.

Limpiamos el salmón, quitando la piel y las espinas, y lo cortamos en trocitos lo más pequeños posible.
Es mejor hacerlo con un buen cuchillo, porque así nos aseguramos de que no nos pase desapercibida alguna espinita pequeña.
Si queremos podemos triturar la mitad del pescado, de esa forma queda más pastoso y es más fácil de trabajar pero al seguir teniendo trocitos de pescado resulta plenamente reconocible.

Salpimentamos a nuestro gusto y lo mezclamos con el huevo, la mostaza y el suficiente pan rallado para que quede bien aglutinado.
Lo repartimos en 2 o 4 trozos, dependiendo del tamaño de hamburguesa que queramos preparar, y les damos forma plana y redondeada.
Yo no me complico mucho en que me quede perfectamente circular, por eso no uso moldes de emplatar; prefiero que me resulte sencillo, por eso las preparo sobre un trozo de film plástico, ya que es fácil trabajar sobre él y luego colocarlas comodamente en la plancha.
Las hacemos a la plancha o bien en una sartén con un poquito de aceite.

Montamos cada hamburguesa con una loncha de queso y un trozo de lechuga, lavada y seca, y si lo deseamos la servimos con alguna salsa.


Fuente | Directo al paladar

2 comentarios :

  1. Las hamburguesas con pescado no las he probado pero creo que deben de gustarme y más si ese pescado es salmón. La comida tiene un aspecto suculento, no me importaria comer hoy así.
    Bsts

    ResponderEliminar
  2. Buena hamburguesa y con lo que le has metido seguro que tendria que estar muy exquisita. Besos

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!