jueves, 31 de enero de 2013

Nueva fórmula para calcular el IMC

El otro día leí en la prensa que un científico de la Universidad de Oxford había obtenido una nueva fórmula para el cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC).No terminó de convencerme, probablemente porque ya el IMC tradicional no me parece una medida muy fiable y porque el articulo tampoco trataba el tema en demasiado detalle, pero pensé que no venía mal el buscar un poquito de información y enterarme de cuáles son las mejoras que plantea.


El índice de Quetelet


Si queremos empezar por el principio tenemos que remontarnos a nada menos que el siglo XIX, una época en la que la obesidad no existía como enfermedad: las gentes humildes no tenían a su alcance gran variedad de alimentos, por lo que la gordura era un sinónimo de opulencia y riqueza.

Adolphe Quetelet fue un matemático belga con una formación científica amplia, cuyo legado más importante fue la aplicación de métodos estadísticos al campo de las entonces incipientes ciencias sociales.
Buscaba una forma de representar matemáticamente al hombre medio, y en uno de sus tratados de antropología publica una relación del peso y la altura que se se ajusta razonablemente a una distribución normal.
Para que nos entendamos, la mayor parte de la gente rondaría lo que podríamos llamar un "peso normal" (entendido como sinónimo de lo más habitual o frecuente) en proporción a su estatura, mientras que algunos (menos) tendrían más o menos de lo "normal", y serían solo unos pocos los que tuviesen mucho más o mucho menos.




Estes valores no tienen nada que ver con el estado salud; el estudio de Quetelet se referia a la realidad social de su tiempo, considerando la normalidad como lo más frecuente y no necesariamente lo más saludable.


El Índice de Masa Corporal


El IMC asocia la fórmula de Quetelet a unos rangos de valores que no dependen de la realidad social (ya que en un país desarrollado es posible que la media de la población tenga sobrepeso) sino de las recomendaciones de los responsables de salud.



La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que los rangos deben ser los siguientes:

IMC

Estado

Menos de 18.5Infrapeso
18.5–24.9Peso normal
25.0–29.9Pre-obesidad
A partir de 30.0Obesidad

El cálculo es sencillo; cualquiera que sepa usar su calculadora puede obtener su IMC.
El mío es de 27.6, lo que es un indicador de sobrepeso pero sin llegar a la obesidad (pre-obesidad). En mi caso estoy de acuerdo pero ¿es siempre fiable?
Hasta cierto punto.
La diversidad de fisiologías hace imposible que sea una herramienta precisa, ya que solo tiene en cuenta dos factores (peso y altura), descartando muchos otros relevantes (como los relacionados con la complexión), pero al dar un rango de valores suficientemente amplio el margen de error no es muy grande.


Un "nuevo" Índice de Masa Corporal


El profesor Nick Trefethen, de la Universidad de Oxford, ha hecho recientemente una propuesta para mejorar el IMC, pero todavía está por ver si las autoridades sanitarias lo consideran lo suficientemente relevante como para modificar el vigente.

Trefethen es profesor de análisis numérico, es decir, su área de especialización es la de matemáticas aplicadas, y parte por tanto de la fórmula de Quetelet tal y como aquel la había planteado.
No plantea una fórmula radicalmente nueva, sino que ajusta la existente con un par de parámetros.
En cierto modo uno de esos ajustes ya lo apuntaba Quetelet en su obra, aunque la capacidad de cálculo de la época impedía una sencilla aplicación, y subsana posibles errores en el cálculo del IMC de aquellas personas cuya altura se aleja de la norma (personas muy altas o muy bajas).


¿Es mejor esta nueva fórmula? Probablemente.
¿Debería cambiarse la fórmula clásica del IMC por esta? No.

En su web declara que aunque no es un experto en medicina, pero que cree que si vamos a depositar en una fórmula un gran confianza entones dicha fórmula se merece una discusión cuidadosa. No puedo menos que estar de acuerdo.
Y un pequeño ajuste como este, sin consenso alguno, no es merecedor de la repercusión mediática que ha provocado.

El IMC actual tiene fallos, pero su mayor virtud es su simplicidad. Cualquiera puede calcularlo e interpretarlo.
Si deseamos obtener un índice más riguroso (aunque sea más complejo y su uso quede restringido al uso profesional) deberíamos plantearnos volver al inicio y estudiar de nuevo el caso con los conocimientos que hoy poseemos, ya que es comprensible que el simplista acercamiento de Quetelet esté desfasado.

Un ajuste de la fórmula dada, que la haga más compleja que no notablemente más exacta, tiene todas las papeletas para ser olvidado en cosa de días.
El debate que suscita, quizás, sea más longevo y productivo.


Fuente | Organización Mundial de la SaludBMI (Body Mass Index)
Fuente | Web del profesor Trefethen | BMI (Body Mass Index)

1 comentario :

  1. Buenas como tengo un blog pequeñito, entiendo eso de la ilusión por un mensaje, creo que es lo mínimo como pago a la lectura. Gracias y buena entrada

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!