jueves, 15 de noviembre de 2012

Receta: Hamburguesa de queso al vapor

Recipe: Steamed cheeseburger


Me encanta la cantidad de actividades que estoy encontrando en los blogs a los que sigo. ¡Son geniales! Y aprovechando que puedo, me sigo apuntando.
Con esta receta participo en el concurso de recetas norteamericanas de La cocina de Tesa, para celebrar el primer aniversario de su blog.
Las bases del concurso están aquí, pero también he puesto un enlace en la barra lateral para que pueda ser accesible desde todo el blog.

El caso es que cuando leí lo de recetas norteamericanas, dos clásicos se me vinieron inmediatamente a la cabeza: la hamburguesa y las tortitas.
Y la verdad es que ya tenía pensado preparar hamburguesa, porque me apetecía probar a hacerlas al vapor, así que solo tenía que hacerlas al más puro estilo americano para matar dos pájaros de un tiro.
Aunque no descarto preparar las tortitas también, pero eso ya por puro vicio xD

Por cuestiones logísticas, he dividido la receta en tres entradas.
Aunque yo lo preparé todo en la misma mañana, intercalando pasos de unas y otras, publicarlo así era un lío, así que en el blog podemos encontrar por un lado la receta de panecillos, la receta de ketchup y finalmente esta, en la que todo se une para formar una hamburguesa doble con queso y patatas.
Y no la acompaño con una Coca-cola porque no sé hacerla en casa, que si no...



Bueno, como el concurso va de recetas norteamericanas, voy a dar la lata con un poquito de historia de este plato.

Los muchos inmigrantes procedentes de Hamburg en U.S.A. preparaban allí filetes a base de carne de ternera picada, que eran populares en varias zonas europeas, y por eso los norteamericamos empiezan a llamarlos filetes hamburgueses (hamburger steak).

Hay disputas sobre quién fue el genio comercial que las metió en un panecillo por primera vez, pero en cualquier caso es así como se creó el primer bocadillo hamburgués (hamburger sandwich), cuyo nombre se simplificó en hamburguesa (hamburger) o simplemente burger, y que se convirtió en uno de los nuevos platos títpicamente americanos.

Parece que el filete en sí mismo perdió el derecho a usar ese nombre y los norteamericanos lo llaman patty; si bien es cierto que en otros países de habla inglesa (y en los de no habla inglesa como el nuestro) llamamos hamburguesa indistintamente a la parte o al todo.

Hoy en día podemos hacer hamburguesas de lo que queramos. Con queso, con lechuga, con tomate, con pepinillo... Utilizando carne de cerdo, de ave, de búfalo...
Pero yo me he quedado con la clásica cheeseburger. Porque me encantan los clásicos.



Ingredientes (para 2)

Ingredients (to serve 2)



Preparación


Lo primero es lo primero, y antes de ponernos con las hamburguesas debemos tener los panecillos listos; podemos hacerlos el día antes, o tenerlos recién salidos del horno antes de empezar a trabajar la carne.
Y si vamos a querer salsa de ketchup casera y/o patatas fritas, empezamos por ahí, porque lo que son las hamburguesas nos va a llevar cosa de minutos.
La receta es la siguiente.

En un recipiente suficientemente amplio para todos los ingredientes, batimos el huevo.
Añadimos una pizca de sal, otra de pimienta y un poco de perejil fresco finamente picado, así como la carne.

Esta carne tradicionalmente sería de ternera, pero puede hacerse con carne de cerdo o mezcla si lo preferimos.O de  cualquier otra cosa, si nos apetece ponernos exquisitos o innovar.
Bueno, el caso es que la añadimos y mezclamos todo.

Finalmente espolvoremos dos cucharadas (rasas) de pan rallado y mezclamos muy bien, asegurándonos de que no queden cúmulos de pan rallado entre la carne.

Dividimos en 4 trozos iguales, que trabajaremos con las manos para dar una forma de bola.
Aplanamos cada bola. Si queremos facilitarnos la tarea de separarlo después podemos hacerlo sobre un poco de film plástico, pero en general una tabla de cortar no muy adherente debería bastar.

Colocamos nuestras hamburguesas en un estuche para cocinar al vapor.
Si el estuche es pequeño no pasa nada, colocamos dos en el fondo y otras dos encima, separadas por un trozo de papel de horno.




Cerramos y calentamos en el microondas durante dos minutos a máxima temperatura.
(Si nuestro horno aún se mantiene caliente tras prepoarar los panecillos podemos utilizarlo también, pero ten en cuenta que tardará un poquitín más.)

Retiramos del microondas y abrimos cuidadosamente, ya que lo normal es que salga vapor caliente.
Sacamos las hamburguesas, que deberían estar casi hechas, y escurrimos el líquido.

Tiramos el papel de horno.
Damos la vuelta a todas las hamburguesas de modo que la parte que antes estaba en contacto con otra, y por lo tanto ha quedado un poco más cruda, ahora no lo esté.
Colocamos una loncha en medio de cada par de hamburguesas y volvemos a colocar en el estuche.
Calentamos de nuevo en el microondas durante medio minuto.

Mientras se termina de hacer, cortamos los panecillos a la mitad.
Y cuando estén listas solo tenemos que ponerlas dentro y servir con las patatas y la salsa ketchup.

Preparation


Beat the egg.
Add a pinch of salt, pepper, minced fresh parsley and the meat.
Mix it all.

Sprinkle two tablespoons of breadcrumbs, and mix thoroughly making sure there are no lumps.

Divide into 4 pieces and shape them as balls. Flat them into disc-shaped patties.

Put them into an steam case.

If you need to put one over another one, make sure to separate them with some paper forn.

Close and heat in the microwave for 2 minutes.
Open carefully and remove the meat. Strain all the liquid and throw out the paper.

Turn the patties upside down and put an slice of cheese between each pair of them.
Put into the case again and heat for half a minute.

Cut each bread roll in two and put the meat patties in the middle.
Serve with fried potatos and ketchup sauce.

7 comentarios :

  1. rapido y facil, recetas así son las me que gustan, felicidades por tu blog, me subscribo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, que una no puede permitirse estar esclava de la cocina.

      Y muchas gracias, creo que eres la primera seguidora que tengo :D

      Eliminar
  2. jajaja espero no ser la ultima , un saludo wapa !!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!

      La verdad es que me quedaron muy ricas.
      Si es que el fast food tiene la fama que tiene por esa textura tan artificial, que por el resto una hamburguesa es un potente bocata de carne :)

      Eliminar
  4. Gracias por tu magnífica aportación!!! Adoro este clásico americano!! En casa no se comen otras hamburguesas que no sean caseras y son un auténtico vicio!! El kepchut lo hago en cantidades industriales y me dura todo el año, me falta el pan, que todavía no lo he hecho, pero me voy a animar y claro, con la coca cola no podemos, que si no ya lo hubiésemos intentado, jajajaaaa!!!
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mía tampoco. ¡Mi chico tiene las hamburgueserías totalmente vetadas!

      Esta fue mi primera vez haciendo ketchup, pero me parece a mí me voy a repetir. ¡Y los panecillos son un gustazo!

      La cola, bueno, conozco a uno que la hizo artesanalmente. Sabía igualita. Pero con la cantidad de productos químicos que allí echó no dan ganas de aprenderse la receta.

      Eliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!