miércoles, 18 de abril de 2012

Receta: Mermelada de zanahoria

Cuando me voy de vacaciones siempre procuro dejar la despensa y la nevera lo más vacía posible, por eso de no encontrarme con sorpresas desagradables en forma de moho a la vuelta, pero siempre hay alguna que otra cosa que se me despista.
Esta vez dejé unas zanahorias, que aunque no se han estropeado ya están un pelín más maduras de lo que a mí me gustan. ¡Que rabia! ¿O no?

Pues recordé que hace nada Pintxo, el Monstruo de las Galletas, publicó una receta de mermelada de zanahoria con un aspecto más que apetecible en el que recomendaba utilizar unas zanahorias maduritas por eso de que son más dulces.
¡Pues mira que bien! ¡Ya tengo plan para las zanahorias!

Así que ni corta ni perezosa me puse a prepararla, y el resultado es... mm... ¡toda una golosina!

Hoy, para merendar, tostadita con mermelada de zanahoria.

Quizás me resultó ligeramente más dulce de lo esperado, así que es probable que la próxima vez la haga con unas proporciones ligeramente distintas, y ciertamente no tiene un marcado sabor a zanahoria. Pero está muy muy rica.



Ingredientes

  • 250g de zanahorias
  • 250g de azúcar
  • 1 limón grande


Preparación

Comenzamos por pelar y lavar las zanahorias, que trocearemos en pedacitos pequeños para que se cuezan más rápidamente.
En una cazuela, las ponemos a cocer con el agua justita para que las cubra hasta que se ablanden.

Mientras tanto, lavamos el limón y cortamos su piel en tiras finas. También lo exprimimos para hacer zumo.

Cuando estén las zanahorias bien cocidas, las escurrimos.
Como a mí me gusta mucho aprovechar el agua de cocción, la reservo y le añado agua hasta completar 100ml (medio vaso). Manías que tiene una. Si no queremos aprovecharla, con medio vaso de agua basta.

Ponemos en la cazuela ese agua, junto con el azúcar, 3/4 del zumo de limón y las pieles cortadas en tiras y dejamos que se vaya haciendo un almíbar. Vamos removiendo de vez en cuando.
Mientras, aprovechamos para hacer puré con las zanahorias y mezclarlo con el poquito de zumo de limón que nos queda.

Cuando el almíbar comience a espesar, añadimos el puré de zanahoria, mezclamos bien y dejamos cocer diez minutillos más.

Retiramos, envasamos, y cuando se haya atemperado la refrigeramos. Que por lo visto puede durar un par de semanas, y como la cantidad que he preparado es menor que la de la receta original no creo que llegue a durar ni tanto.

Tiempo de preparación: Cerca de una hora.


Además de la receta, el post original de Pintxo tiene información muy interesante sobre las mermeladas y la pectina. ¡Merece la pena leerlo!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!