viernes, 20 de abril de 2012

Receta: Carbonara (a la italiana)

El día que me enteré que la carbonara original no lleva nata me quedé con cara de tonta.
¡Pues claro que no lleva! ¿Cómo va a llevar un plato tradicional un ingrediente tan altamente perecedero?
Eso de la nata es una modernidad, pero a menudo modernizamos platos para actualizarlos y mejorarlos, aprovechando que podemos contar con técnicas de mayor calidad.
Merece la pena probar el plato clásico y contrastar, claro está. Pero en este caso, al ver la diferencia, me quedo con la carbonara original con mucha mucha diferencia.



La carbonara es un sencillo plato de pasta con base de huevo, queso y tocino, muy rápido de preparar y realmente nutritivo. Un plato de gente de campo, energético y apetitoso, original de la zona central de Italia.
Por eso lo del pecorino, un queso curado de oveja, propio de la zona.

Dicen que su nombre deriva de la palabra carbonaro (es decir, carbonero), por lo visto porque el toque de pimienta que se le da al final recuerda a motas de carbón.
Porque la pimienta es uno de los ingredientes fundamentales de este plato, le da un toque genial.


Ingredientes (para 2)

  • pasta (tallarines o espaguetis) para 2
  • 1 huevo
  • 150g de panceta
  • 60g de queso pecorino (u otro curado de oveja)
  • pimienta negra

Preparación


Ponemos a hervir una cazuela con agua salada. En cuanto rompa a hervir echaremos la pasta, que coceremos al dente, es decir, sin dejar que se ablande en exceso.

Mientras tanto picamos la panceta y la ponemos en una sartén a fuego lento con una gotita de aceite.
Aceite poquito, que la panceta ya va soltando bastante grasa él mismo, y a fuego lento para que no se nos fría.

En una tacita o recipiente pequeño, batimos el huevo. (Si queremos aligerarlo un poco, podemos añadir un chorrito de leche, pero muy poquito.)
Vamos rallando el queso, y añadiéndolo al huevo. La cantidad que puse es orientativa; en realidad no lo pesé en ningún momento, siemplemente rallo queso hasta que la mezcla con el huevo queda ligeramente espesa.

Por otro lado, molemos cuatro granitos de pimienta.

Escurrimos la pasta en cuanto esté lista, y la añadimos a la sartén con la panceta. Mezclamos bien y dejamos que se haga durante un minutito.
Luego retiramos la sartén del fuego. 

Añadimos el huevo y mezclamos bien.
Lo hacemos fuera del fuego porque aprovechando el calor de la propia pasta y de la sartén es suficiente, y no queremos que el huevo se nos cuaje, lo que nos interesa es que quede líquido y ligero sin estar totalmente crudo.

Servimos y espolvoreamos la pimienta.
¡Y lo servimos inmediatamente porque este es un plato para comer recién hecho!

1 comentario :

  1. muy curioso, por lo visto lo único que tenía en común la actual y la original era el bacon jaja

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!