sábado, 21 de abril de 2012

Receta: Bizcocho de cacao relleno

Estoy encantada con la mermelada de zanahoria que hice el otro día.
De hecho, acabo de comprarme un montón de zanahorias con la esperanza de que alguna madure de más y así poder hacer más mermelada :D

Y mientras espero a que Pintxo nos deleite con alguna idea genial para utilizarla, he pensado que los clásicos nunca fallan y que hacer un bizcochito relleno de esta mermelada podía ser un lujo. Pero un lujo de esos fáciles de preparar.
Opté por un bizcocho esponjoso con cacao, hecho en moldes pequeños para que sea más fácil de rellenar, que una es muy torpe.

¡Pero mira que soy golosa!


Además me vino muy bien tenerlo preparado, que al día siguiente tuve visita para tomar el café y queda fantástico tener un trocito de bizcocho casero para ofrecer.


Ingredientes (para 2 moldes de 5x2x2)

  • 100g de harina
  • 100g de cacao en polvo
  • 75g de azúcar
  • 75g de mantequilla
  • 75ml de leche
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas (de café) de levadura
  • mermelada
  • azucar glacé

Como siempre, el cacao que escojamos será fundamental en el resultado final.
A mí no me convencen demasiado las marcas más habituales en las despensas españolas (Colacao y Nesquick) y para este tipo de preparaciones opto por Nestlé Gold. Cosa de gustos.

Preparación


Debemos sacar la mantequilla de la nevera con antelación para que se ablande.
Si se nos olvida (a mí, siempre) podemos rallarla (¡sí! con el rallador de toda la vida) para que se ablande más rapidamente.

Encendemos ya el horno a 180ºC para precalentarlo, que la receta se prepara en un santiamén.

Mezclamos bien la harina con el cacao y la levadura, hasta que el resultado sea una mezcla homogénea.

En otro recipiente, batimos los huevos.
Les añadimos el azúcar y mezclamos bien. Añadimos también la leche y la mantequilla blandita, y mezclamos otra vez muy bien.

Juntamos los contenidos de ambos recipientes y una vez más mezclamos, fijándonos bien de que no queden grumos, ya que al tener una mezcla seca y otra húmeda es sencillo que se formen.

Lo depositamos en nuestros moldes (que, si el material lo requiere, habremos engrasado previamente) y lo introducimos en el horno.
En 30-40 minutos estarán listos, pero siempre es buena idea pinchar con un palillo y retirar del horno cuando este salga seco del bizcocho.

Dejamos que enfríen. Esta es la parte difícil, esperar pacientemente hasta que estén fríos.
Cuando estén fríos los desmoldamos, los cortamos por la mitad y lo untamos con mermelada (en este caso de zanahoria).
Espolvoreamos la parte superior con un poco de azúcar glasé e intentamos tener un poco de fuerza de voluntad para no zamparlo todo de un bocado :D

Tiempo de preparación:  Algo más de una hora

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!