viernes, 9 de marzo de 2012

Noesiterapia y ansiedad

Acabo de leer un libro sobre ese tema. La noesiterapia o curación por el pensamiento. Y eso que el término, hasta hace un par de días, me era totalmente desconocido.

El creador de esta terapia es el Dr. Ángel Escudero Juan, que por lo visto lleva realizando con bastante éxito trabajos quirúrgicos con anestesia psicológica desde los años 70, principalmente en la Comunidad Valenciana.

Según su libro, comienza a implementar este tipo de anestesia de modo paulatino, originalmente como ejercicios de relajación previos y complementarios a una anestesia química, pero finalmente experimenta para emplearla de forma única, sin necesidad de ninguna anestesia química en algunos casos.
 Probablemente la aplicación que me pareció más interesante se trata del parto naturalizado sin dolor, en el que las madres pueden disfrutar de una experiencia más placentera en un momento tan significativo, gracias a una preparación psicológica previa.

Esta terapia parece basarse basicamente en asumir que no va a haber dolor.
En principio parece una locura, pero si nadie discute que el malestar psicológico se puede somatizar, ¿por qué no puede ocurrir otro tanto con el bienestar psicológico?

El libro habla fundamentalmente del dolor,  aunque menciona otros males como el estrés.
Porque la capacidad para relajarnos, finalmente, no puede estar en otro lugar más que en nuestra mente.

No creo que me interese especialmente seguir una terapia de esta índole, puesto que tiene un toque que me resultó un tanto místico y no puedo evitar que mi yo escéptico se retuerza ante ideas como la del amor como fuerza redentora.
Pero de vez en cuando me viene bien que algo me recuerde que el pensamiento positivo es la clave para sentirse bien, muy indistintamente de los males que nos aqueje, porque produce en nosotros un efecto reparador que se extiende a todos los aspectos de nuestra vida.

He leído en alguna ocasión artículos con respecto a la ansiedad en los régimenes alimenticios.
Comemos porque tenemos ansiedad, nos ponemos a régimen porque comemos de forma ansiosa, los planteamientos restrictivos de nuestro régimen nos producen ansiedad... y nos metemos de lleno en un círculo vicioso.

En estos días no he sentido ansiedad ninguna por la comida; ahora que lo reviso soy consciente de comer menos ansiosamente de lo que lo hacía antes de empezar a plantearme el cuidarme.
Pensaba yo que era debido a que al incluír más alimentos en mi dieta (fundamentalmente fruta) hacía que tuviese menos apetencia por otros. Ahora me estoy replanteando esta idea.
Quizás el hecho de estar tan convencida de hacer lo correcto, de que mi enfoque es saludable, que no voy a pasar hambre, que me voy a sentir mejor en todos los aspectos, quizás esa forma de ver el cambio como una nueva rutina en lugar de como un régimen es lo que ha hecho que no se produzca ansiedad.
Y, sin ansiedad, seguro que me cuesta menos esfuerzo seguir cuidándome.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!